Seventh-Day Adventist Church

Misión del Valle de México Iglesia Adventista del Séptimo Día

Menu

Ministerio de Salud

Ministerio de Salud

    1.La Iglesia Adventista del Séptimo Día promovió, desde sus comienzos, una
filosofía de la salud y la curación, desarrolló un sistema de instituciones
édicas e inculcó en la hermandad un estilo de vida que promueve a salud. Esas
enseñanzas, basadas en principios bíblicos y expresadas explícitamente en los
consejos dados por Elena de White, han sido repetidamente comprobadas en los
últimos años por los hallazgos de las investigaciones científicas que
demostraron claramente la superioridad de la salud de los adventistas del
séptimo día, especialmente la de quienes siguen más fielmente la filosofía de
salud de la iglesia.

    2. La iglesia dio pasos positivos en su etapa formativa para desarrollar
un estilo de vida saludable y, al mismo tiempo, requirió que sus miembros se
obstuvieran totalmente del uso de bebidas alcohólicas, tabaco y otras drogas
degradantes, animándolos enfáticamente a abandonar el uso de los alimentos
cárnicos, el café, el té, los agentes estimulantes o depresivos y otras
sustancias perjudiciales.

    3. La iglesia se unió también desde aquel entonces y apoyó a otras
organizaciones o adventistas dedicadas a desarrollar programas para combatir los
daños físicos y sociales causados por el alcohol, el tabaco, las drogas y otras
sustancias nocivas.

    4. La iglesia, con su profunda preocupación por las necesidades humanas,
desarrolló un importante sistema mundial de atención médica para aliviar la
enfermedad y el sufrimiento. El objetivo de nuestra misión no es solamente la
curación física, sino promover el bienestar físico, mental y espiritual de toda
la persona.

    5. Aunque el cerebro es el órgano más noble del cuerpo, el órgano
maestro, en su estructura física y en su capacidad para funcionar depende el
bienestar general del cuerpo. Ésa es la razón por la cual nuestro bienestar
físico y nuestra lucidez mental son interdependientes. La claridad de la mente
es esencial para poder discernir entre lo bueno y lo malo, entre la verdad y el
error.

    6. Vivimos en una época en la que los sofismas del diablo se manifiestan
por doquier, tanto dentro como fuera de la iglesia. La filosofía del
departamento de Ministerios de la Salud es animar a los miembros de iglesia para
que, mediante la gracia divina, vivan en armonía con las leyes divinas de la
salud, no sólo para disfrutar los beneficios de una mejor salud y una vida más
larga, sino también para lograr el mayor y más importante propósito de alcanzar
el discernimiento moral.

    7. El departamento de Ministerios de la Salud preconiza el estilo de vida
saludable presentado por Dios y promueve su sabia presentación, como una forma
de llevar a otras personas la plenitud del mensaje del evangelio, que abarca la
naturaleza física, mental, social y espiritual del hombre.